Obtener RFC con CURP | Aplicación oficial

Si eres un emprendedor o una persona que ha comenzado a ejercer de forma independiente creando su propio negocio, o un estudiante que ha comenzado dentro del mundo laboral, es muy importante que cuentes el Registro Federal de Contribuyentes (RFC), el cual te permitirá cumplir con todas las obligaciones que establece la ley para el pago de impuestos, además de que hoy en día esto se puede hacer muy fácilmente.

La siguiente aplicación online permite obtener el RFC con homoclave a partir del número de CURP, la misma obtiene los datos oficiales, por lo que no tienes que preocuparte por posibles errores. Luego de introducido los datos puedes realizar la impresión de la constancia.

Obtener RFC con CURP

¿No sabes tu CURP? Consulta aquí

Si hasta ahora no sabes qué es el RFC o cuáles son las ventajas de contar con él, a continuación te daremos toda la información que puedes necesitar para aclarar este tema.

¿Qué es el RFC?

El Registro Federal de Contribuyentes, o RFC por sus siglas, es una clave que está compuesto por caracteres alfanuméricos que corresponden a la información de la persona física o moral registrada.

En el caso de las personas físicas, esta clave está compuesta por 13 caracteres, los cuales se distribuyen de la siguiente forma:

  • 1 y 2: corresponden al apellido paterno.
  • 3: inicial del apellido materno.
  • 4: inicial del nombre.
  • 5 y 6: año de nacimiento.
  • 7 y 8: mes de nacimiento.
  • 9 y 10: día de nacimiento.
  • 11, 12 y 13: homoclave proporcionada por el SAT.

La homoclave es generada por el SAT y sirve para evitar que se genere cualquier tipo de duplicidad, de forma que sirve para asegurarse de que todas y cada una de las claves SAT que están dadas de alta sea únicas.

Asimismo, el documento que es expedido por la autoridad es el acuse de la inscripción del RFC con la Cédula de Identificación Fiscal).

Es realmente importante tener en cuenta que se debe de solicitar y obtener una contraseña para poder hacer uso de los servicios online del SAT, algo que sin duda alguna te será de mucha utilidad para ahorrar tiempo.

¿Cuáles son los regímenes?

En la actualidad el padrón del Registro Federal de Contribuyentes está compuesto por más de 45 millones de personas registradas y sólo hay un tipo, ya que lo que varía es el régimen fiscal en el que se pueden registrar los contribuyentes.

Es decir, depende de la actividad que cada contribuyente lleve a cabo cuando se registra en el RFC.

Hoy en día los regímenes fiscales más comunes que se pueden encontrar disponibles son los siguientes:

  • Prestación de servicios profesionales: hace referencia a las personas que brindan un servicio a clientes de forma independiente, como pueden ser los ingenieros, dentistas, médicos, arquitectos, etc.
  • Sueldos y salarios: son las personas físicas que obtienen un sueldo o prestaciones por medio de un servicio personal subordinado, como pueden ser los trabajadores de entidades del gobierno o empresas privadas
  • Régimen de Incorporación Fiscal: estas son las personas que tienen un comercio o un negocio, como pude ser el caso de un taller mecánico, una estética, una tienda, etc. Este régimen engloba a los contribuyentes que se inscriben y que no pagan impuestos el primer año, teniendo acceso a seguridad social, así como la obtención de créditos para su negocio. Las personas que antes pertenecían al Régimen de Pequeños Contribuyentes han pasado a formar parte de este régimen.

Es muy importante que en todo momento recuerdes que, dependiendo de la actividad que realice el contribuyente, pertenecerá a un régimen o a otro. También debes considerar que se puede estar en más de un régimen al mismo tiempo, aunque el RFC siempre será igual.

¿Qué sucede cuando se comienza a realizar una actividad económica?

Teniendo el RFC en mano tienes que darte de alta en el SAT, ya seas un adulto o un estudiante. Cuando estés registrado, tendrás que cumplir con las responsabilidades indicadas para cada régimen fiscal, haciendo el registro de tus ingresos y de tus gastos, así como la presentación de declaraciones.

¿Para qué sirve el RFC?

Muchas personas realmente no saben para qué sirve el RFC más allá de que les permite pagar sus impuestos. Es por eso que, a continuación, destacaremos algunos de los usos que se le puede dar y las ventajas que brinda a las personas que estén dadas de alta:

Futuro empresario o joven profesional

En caso de que vayas a emprender tu propio negocio o a ejercer una profesión, el RFC podrá serte un apoyo al poder presentarlo ante proveedores o clientes.

Como un empresario o profesional, también te dará algunas ventajas para poder crecer. Ya que da acceso a nuevas oportunidades como créditos y al apoyo del Instituto Nacional del Emprendedor.

Personas que estén en su primer trabajo

El número de empresas que solicitan el RFC para poder realizar los trámites sigue aumentando, por lo que puede ser un requisito para llegar a tener un buen primer empleo.

Acceso a servicios del gobierno

Al ser un contribuyente se puede tener acceso a distintos servicios como la Seguridad Social, INFONAVIT, AFORE, etc.

¿Cuáles son los requisitos para tramitar el RFC?

La tramitación del RFC es realmente sencilla y en la actualidad se puede hacer desde internet, por lo que simplemente tendrás que seguir los pasos que explicamos a continuación:

  1. Comienza ingresando a la página oficial sat.gob.mx.
  2. Sigue el proceso para darte de alta, es muy sencillo y sólo necesitas tener a la mano tu CURP.

Para darte de alta en una de las oficinas del SAT sólo necesitarás llevar una identificación oficial vigente, tu acta de nacimiento o tu CURP, así como un comprobante de domicilio que no tenga más de tres meses de antigüedad.

Una vez que hayas recibido tu clave te recomendamos verificar que tu RFC es el correcto y que hayas recibido tu contraseña, la cual se te debe de ar una vez que se te haya sido entregado tu RFC. Sólo tienes que entrar a la página oficial del SAT y verificar el estatus social que tienes, la actividad, domicilio y las obligacion

Tabla de contenidos